Los Anglicanos suelen leen cuatro pasajes de las Escrituras durante el culto dominical del domingo. En voz alta.

Lo mismo ocurre con tradiciones como la Católica Romana, Ortodoxa, Luterana y otras. No estamos compitiendo con nuestros compañeros creyentes en otras tradiciones, pero sí leemos muchas más Escrituras en nuestra adoración que la mayoría de muchas iglesias llamadas “Bíblicas.”

¿Por qué hacemos esto? ¿Cómo seleccionamos las lecturas? ¿Cómo pueden otras iglesias empezar a hacer esto?

Por qué leer las Escrituras en voz alta

Aquí hay una gran razón: Pablo literalmente nos dijo que leyéramos las Escrituras públicamente, en voz alta. Él escribió a Timoteo: “dedícate a la lectura pública de las Escrituras, a la exhortación, a la enseñanza”. Y a los tesalonicenses, “te pongo bajo juramento ante el Señor para que esta carta se lea a todos los hermanos”.

Jesús se puso de pie en la sinagoga y leyó las Escrituras. Los judíos leen las Escrituras en voz alta porque Deuteronomio dice que lo haga: “Reúnanme a la gente para que les permita escuchar mis palabras, para que aprendan a temerme todos los días que vivan en la tierra y que puedan enseñar así a sus hijos”.

La lectura pública de las Escrituras no debe considerarse como algo opcional. No es lo mismo que leer solo por ti mismo. Y no es lo mismo que escuchar un pasaje leído antes de un sermón. Leer las Escrituras en voz alta es algo propio, y es una práctica antigua, bíblica y útil.

Cuales libros

Leemos del Antiguo Testamento, los Salmos, los Evangelios y las Epístolas.

La lectura del Antiguo Testamento es importante. Es el libro que prepara el camino para Jesucristo. Nos conecta con el Pueblo de Dios hasta la creación de la humanidad.

Orar en voz alta un Salmo juntos es la manera bíblica de alabar y orar como respuesta al resto de las lecturas.

La lectura de las Epístolas cumple la directiva de Pablo de leer las Cartas en voz alta y transmitirlas. Estas cartas también nos enseñan el significado y el efecto del Evangelio.

La lectura de los Evangelios es el momento culminante. Aquí es donde escuchamos las palabras y los hechos de nuestro Señor. Como cabeza de la Iglesia, él nos habla.

Cuales pasajes

No seleccionamos los pasajes para que estén listos localmente (con excepciones de vez en cuando). Compartimos un leccionario común (listas de pasajes asignados a cada semana).

Esta es una antigua tradición que se remonta incluso a las prácticas judías antes del tiempo de Jesús. Al compartir las mismas lecturas, estamos adorando junto con los cristianos de todo el mundo.

Y el Leccionario también tiene el efecto de evitar que la personalidad del pastor domine demasiado los temas y el enfoque de la adoración. El pastor puede no querer hacerlo, pero si una persona selecciona todas las lecturas personalmente, durante todo el año, inevitablemente seguirá un estrecho patrón de interés personal.

Cómo leer las Escrituras en la adoración

Primero, predique un sermón más corto.

No es necesario predicar durante 35 minutos cuando se leen más Escrituras. Deje que la Biblia hable y luego predique sobre un aspecto, particularmente con la lección del Evangelio como el enfoque principal.

Segundo, entrene a la gente a leer.

Imprimimos las lecciones y, a menudo, las enviamos por correo electrónico a las personas antes de la adoración. La mayoría de las iglesias anglicanas tienen un horario de lectores entrenados. Aliente a las personas a usar una voz de lectura normal (en lugar de una voz que suene religiosa). También es una excelente manera de involucrar a los jóvenes en la adoración. Y anima a todos a traer una Biblia y leer.

Tercero, usa un Leccionario.

Mi iglesia ha publicado recientemente un  leccionario  adaptado del Leccionario común. Es gratis para cualquier iglesia que quiera adoptarlo.

En cuarto lugar, proporcionar introducciones y respuestas.

Los Anglicanos dicen tradicionalmente “Una lectura de… [libro], [capítulo] y que comienza en el verso [número]” antes de las lecciones del Antiguo Testamento y la Epístola. Después, el lector dice: “La Palabra del Señor” y la gente responde: “Demos gracias a Dios”.

Para el Salmo, es tradicional leer responsivamente (el lector dice una parte y el pueblo la siguiente). Después del Salmo una costumbre es decir la Gloria Patri.

Los Evangelios se anuncian: “El Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según [Escritor del Evangelio]” y la gente responde: “Gloria a ti, Cristo Señor “. Después de leer, el diácono o lector dice: “El Evangelio del Señor.” Y la Gente responde: “Gloria a ti, Señor Jesús”.

Finalmente, sea lo que sea, no dejes de leer las Escrituras. Esto no es negociable para ninguna iglesia cristiana. Y dará fruto en el evangelio.


Greg Goebel es el fundador del sitio “Anglican Pastor.” El es un pastor Anglicano dentro de la Iglesia Anglicana de Norteamérica. Sirvió en una iglesia evangélica sin denominación antes de ser llamado a server dentro de la Iglesia Anglicana en 2003. Ha servido como pastor asociado, administrador parroquial y rector (pastor principal). Sirve actualmente como el canónigo del Obispo para la Diócesis Anglicana del Sur (Anglican Diocese of the South).

Traducido por: Matias Flores, miembro del equipo de Comunicaciones de Caminemos Juntos.